Futuras mamás guerreras


Hola a tod@s: hoy estrenamos nueva sección.

Futuras mamás guerreras es un espacio compartido para todas ustedes, todas aquellas mujeres que necesiten contar su historia en la lucha contra la infertilidad.


 Para todas mis amigas virtuales, las que me lean habitualmente o no.

Quería dedicar éste espacio porque cada una de nosotras las infertiles, vivimos situaciones muy dolorosas pero a la vez muy diferentes.

Como cada historia que se va ha contar es diferente a la otra, seguro que en este espacio de guerreras vamos a aprender mucho, vamos a llorar y a consolarnos mutuamente.

El ultimo día les dije que ya tenia la primera historia, así que hoy vamos a publicar la historia de Nancy.

Quería darle las gracias a Nancy por contarnos su historia ya que por fin pudo cumplir su sueño de ser mamá.


Hola a tod@s

Mí nombre es Nancy y tengo 23 años. Cuando conocí  a mi chico tenía 17 años y un año después ya habíamos decidido buscar el bebé. Después de un año de búsqueda sin éxito pedí cita con el médico para averiguar que era lo que me pasaba. Mí chico ya tenía un hijo de una relación anterior por lo tanto pensamos que el problema era mío.

Cuando fui al médico, la doctora me dijo que no tenía nada, que era muy joven, que esperara y que todo era psicológico.
Intenté relajarme tal como ella me había dicho y nada unos meses. Entre idas y venidas del medico pasó otro año sin conseguir el embarazo( menos mal que era joven) así que después del año, no le quedó más remedio que mandarme a reproducción asistida. Otro año esperando la dichosa cita. Cuando por fin llega, nos realizan todas las pruebas según marca el protocolo. Los resultados salieron mal para los dos. Mí chico tenia los espermatozoides vagos y yo tenía tiroides, un planazo vamos....
A mí me tenía que controlar el tiroide y después me podría quedar embarazada sin problemas, pero aun quedaba el  problema de mi chico así que nos apuntó desde ya en la lista de espera para fiv-icsi  por si no conseguíamos embarazo en este tiempo.

Salí de la consulta y empecé a llorar, lloré mucho porque cuando te dan un diagnostico así de sopetón, sin explicarte demasiado te asustas, piensas que jamás vas a poder tener un hijo. El mundo se me vino encima, pero había que seguir para delante, afrontándolo todo , con tal de tener a nuestro hijo.

Tras 2 años de espera recibí la tan esperada llamada.En unos días empezaba con mi tratamiento por fin. A partir de este momento, mi madre empezó a buscar información en Internet, experiencias de otras chicas en mi misma situación( yo nunca había buscado información en el tiempo de la espera). Mí madre dio con un grupo de mujeres que tenían un grupo en facebook sobre la infertilidad. Me puse en contacto con ellas y me aceptaron en el grupo.En este grupo conocí a muchas chicas ( nunca imagine que hubiera tanta gente con problemas de fertilidad) maravillosas que desde el principio me ayudaron mucho. Yo tenía muchas preguntas, muchas dudas, no sabía nada sobre el proceso del tratamiento. Las chicas me explicaron cada paso a seguir y así no llegar muy nerviosa al principio del tratamiento.

En la primera consulta para tratamiento nos volvieron a repetir las pruebas que nos habían hecho al principio.En la segunda me mandaron anticonceptivos y en la siguiente me mandaron los pinchazos (como les decimos nosotras las infertiles), éstos fueron una semana. Me hicieron la punción en la cual me sacaron 25 óvulos, de los que al día siguiente habían sobrevivido sólo 10.A los 3 días  me dieron cita para la transferencia que al final no se pudo realizar por un problema que surgió. Me metió en cuadrante para hacerme la transferencia en el siguiente ciclo.En la siguiente regla me mandaron parches de progesterona y me hicieron la transferencia de los 2 embriones que habían sobrevivido.
a los 15 días tenia la beta, estos días son los más difíciles de llevar, estaba muy asustada, tenia mucho miedo que las cosas no salieran bien.
Me hicieron la beta y salió POSITIVA. No me lo podía creer, la beta era de 1026, una beta muy alta.En unos días tenia la eco y ya podía quedarme tranquila ya que hasta la eco todo puede pasar.
Legó el día de la eco, el más feliz de todos,ya pude escuchar el latido de mi bebé, mí niña se había quedado conmigo haciéndonos los papás más felices del universo.
Ahora tengo 37 semanas de gestación y mí niña está sana y fuerte.En poco tiempo la tendremos con nosotros.

Quiero decirles a todas las chicas que estén pasando por lo mismo que nunca os rindáis , que luchéis por vuestros sueños hasta conseguirlos, que todo sacrificio merece la pena porque la maternidad es lo más maravilloso del mundo entero.
Mucha suerte a todas.



2 comentarios:

  1. Me parece una idea muy positiva la de compartir experiencias y buscar el apoyo unas en otras.Creo que será una experiencia muy enriquecedora a nivel personal.

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo pienso yo,estamos para ayudarnos entre todas.
    Gracias por leerme siempre. Besos

    ResponderEliminar

Familias de acogida en España

Leyendo noticias Volviendo del trabajo, como siempre, aproveché el momento autobús para leer un poco. Suelo leer algún libro pero hoy no...